domingo, 3 de febrero de 2019

El papa Francisco sostiene una vela a su llegada a una misa en la basílica de San Pedro, en el Vaticano, el 2 de febrero de 2019. (AP Foto/Gregorio Borgia) (semisquare-x3)Ciudad del Vaticano - El papa Francisco tratará de escribir un nuevo capítulo en las relaciones entre cristianos y musulmanes, además de atender a un inusual y próspero reducto de catolicismo en el primer viaje papal de la historia a la Península Arábiga, la cuna del islam.
Aunque Francisco se centrará en dos de sus dos prioridades en su visita del domingo al martes a Emiratos Árabes Unidos _ promover el diálogo interreligioso y visitar las periferias católicas _ es probable que el protocolo diplomático le obligue a dejar otras preocupaciones a un lado.
El respaldo de Emiratos a la guerra de Arabia Saudí en Yemen, que ha provocado la peor crisis humanitaria a nivel global, y el problemático historial de derechos humanos y violaciones laborales de la nación podrían pasarse por alto, al menos en público.
Francisco viaja a Abu Dabi para participar en una conferencia sobre diálogo interreligioso patrocinada por el Consejo Musulmán de Ancianos, un grupo con sede en Emiratos que busca contrarrestar el fanatismo religioso mediante la promoción de una forma moderada del islam. Es una iniciativa del jeque Ahmed el-Tayeb, el gran imán de Al-Azhar, el respetado centro egipcio de aprendizaje sobre el islam suní que tiene 1000 años de antigüedad y al que acuden clérigos y estudiosos de todo el mundo.
Este será el quinto encuentro entre Francisco y el-Tayeb, una evidencia de que el enfriamiento de las relaciones con la Santa Sede decretado desde Al-Azhar tras las palabras del papa Benedicto XVI que vinculaban al islam con la violencia en 2006, ha terminado.
En un mensaje de video a Emiratos en la víspera de su viaje, Francisco reconoció a su "amigo y querido hermano" el-Tayeb y elogió su valentía al convocar el encuentro para afirmar que "Dios une y no divide".
"Estoy encantado con este encuentro ofrecido por el Señor para escribir, en su querida tierra, una nueva página en la historia de las relaciones entre religiones y confirmar que somos hermanos pese a las diferencias”, apuntó Francis.
Por su parte, Al-Azhar describió en un comunicado también el sábado la reunión como "histórica" y elogió la "relación profundamente fraternal" entre el imán y su papa, apuntando que incluso se felicitan los cumpleaños.
Francisco y el-Tayeb participarán en la "Reunión de Fraternidad Humana” el lunes, que ha atraído no solo a representantes cristianos y musulmanes sino también a cientos de líderes judíos, hindúes, budistas y de otras ramas cristianas. Todo esto forma parte del "Año de Tolerancia” de Emiratos y de sus esfuerzos por mostrar apertura a otras confesiones religiosas en una región conocida por las severas restricciones a las religiones más allá del islam.
"Esto es algo nuevo para el mundo musulmán, que dentro de la discusión sobre el diálogo, se trate de un diálogo interreligioso más amplio” más allá de la relación básica cristiano-musulmana, dijo Marco Impagliazzo, presidente de la Comunidad de Sant'Egidio, una organización católica con sede en Roma y centrada en los contacto interconfesionales que acudirá a la conferencia.
El otro gran acto del papa en Abu Dabi es la masiva homilía que ofrecerá el martes en el principal estadio deportivo de la ciudad, a la que se espera que acudan unas 135,000 personas y que ha sido calificada por algunos como la mayor muestra pública de fe cristiana en la Península Arábiga. Allí, Francisco verá de primera mano a una comunidad católica que es grande, diversa y dinámica, en un momento en que Oriente Medio sufre un éxodo de cristianos que huye de la persecución a manos de grupo extremista Estado Islámico, entre otros.
De los más de nueve millones de personas que viven actualmente en Emiratos, alrededor de un millón son emiratíes, y el resto son extranjeros que acudieron a la rica federación petrolera para trabajar en todo tipo de empleos, desde ejecutivos a obreros de la construcción.
La Iglesia católica cree que en el país hay aproximadamente un millón de católicos. La mayoría son filipinos e indios, muchos de los cuales dejaron atrás a sus familias y pueden enfrentar condiciones precarias que son denunciadas regularmente por grupos de derechos humanos.
Fuente; The Associated Press

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Para colocar tú publicidad

Celular: 1646-338-5164 en Estados Unidos
849-880-5988 en República Dominicana
Facebook: Alianza Informativa
Twitter: @AlianzaInformativaINT
GMAIL: alianzainformativard@gmail.com

Visitas

Noticias Populares