domingo, 20 de octubre de 2019

  • Dictadores: tumba de mala muerte, o mausoleo: sepulcro magnífico y suntuoso
    Josif Stalin, con cerca de 25 millones de muertos a sus espaldas, compartió mausoleo durante más de ocho años con el fundador del Estado soviético, Vladimir Lenin, en plena Plaza Roja de Moscú, hasta que fue enterrado junto al memorial en la muralla del Kremlin. Lenin murió en 1924 y Stalin en 1953.
EFE
Madrid
Algunos están enterrados en tumbas de mala muerte (nunca mejor dicho), pero son muchos los dictadores cuyos restos, como los del general Francisco Franco, reposan en mausoleos, por definición "sepulcros magníficos y suntuosos".
Así describe este tipo de sepulturas el Diccionario de la Real Academia Española. El término procede del rey Mausolo, un sátrapa de la Persia del siglo IV, y de la tumba construida para su eterno descanso, que fue una de las conocidas como Siete Maravillas del Mundo Antiguo.
El concepto de mausoleo parece claro. No tanto el de dictador. La ONU, siempre prudente, no clasifica a los países miembros en función de su régimen político; sí se atreve a ello un organismo tenido por serio como la conocida Unidad de Inteligencia del semanario liberal-conservador británico "The Economist".
Su último "Índice de Democracia" es de 2018 y establece qué países están gobernados por regímenes autoritarios. De ahí, parece razonable definir, de manera retrospectiva, qué naciones arrastran un sistema autocrático desde el siglo XX hasta nuestros días.
Entre los dictadores con mausoleo no encontraremos al alemán Hitler, al italiano Mussolini, al francés Pétain, al chileno Pinochet, al dominicano Trujillo, al libio Gadafi... Tampoco, por cierto, al vecino déspota de Franco, el portugués Salazar.
Sí encontramos, en cambio, túmulos, monumentos y mausoleos con distinto grado de magnificencia o suntuosidad donde han sido sepultados desde sátrapas y tiranos de todo pelo hasta implacables genocidas con millones de muertos en su haber.
Esta breve selección está agrupada por continentes o subcontinentes.
CHINA. Mao Zedong, a cuyo gobierno los historiadores atribuyen varias decenas de millones de muertes, fue momificado tras su muerte en 1976 y su cuerpo puede contemplarse en un enorme mausoleo construido expresamente en el centro mismo de la simbólica Plaza de Tiananmén, en Pekín.
URSS. Josif Stalin, con cerca de 25 millones de muertos a sus espaldas, compartió mausoleo durante más de ocho años con el fundador del Estado soviético, Vladimir Lenin, en plena Plaza Roja de Moscú, hasta que fue enterrado junto al memorial en la muralla del Kremlin. Lenin murió en 1924 y Stalin en 1953.
PAKISTÁN. El general Zia ul Haq, dictador paquistaní, recibió sepultura en un mausoleo frente a la mezquita Faisal de Islamabad. Murió en 1988.
IRÁN. El Ayatolá Jomeini fue enterrado y glorificado en el mausoleo situado en el cementerio Behesht-e Zahra, al sur de Teherán. Murió en 1989.
COREA DEL NORTE. El fundador de Corea del Norte, el tirano Kim Il-Sung, fue embalsamado tras su muerte en 1982 y sus restos expuesto en un féretro de cristal en el Palacio del Sol de Kumsusan, en la capital Piongyang. Lo mismo ocurrió con su hijo y sucesor, Kim Jong-Il. fallecido en 2011.
VIETNAM. Otro líder comunista muy simbólico, el vietnamita Ho Chi Minh, fue embalsamado tras su muerte en 1969 y posteriormente colocado en un gran mausoleo en Hanoi.
IRAK. Sadam Hussein, ejecutado en 2006, fue enterrado en una construcción de 600 metros en la ciudad de Al Wajah, donde nació el dictador. Sin embargo, nada queda de una tumba que fue bombardeada durante los enfrentamientos entre el Ejército iraquí y el Daesh en 2015. Hay quienes aseguran que el cuerpo había sido rescatado del lugar por sus familiares.
SIRIA. El mausoleo de Hafiz al Asad, padre del actual presidente Bashar al Asad, está en la ciudad de Al Qardaha (oeste) y fue construido cuando su hijo Bassil murió en 1994 en accidente de coche. El hombre que dirigió con mano de hierro el país durante casi tres décadas fue enterrado en un fenomenal panteón en forma de rosa visible desde la lejanía y guardado por guardias vestidos de negro.
BÉLGICA. Para ser responsable de entre 10 y 15 millones de muertos en el Congo, el rey Leopoldo II de Bélgica está enterrado en la Iglesia de Notre-Dame de Laeken, en Bruselas. Murió en 1909.
YUGOSLAVIA. Considerado un dictador "benevolente", Josip Broz "Tito" fue enterrado en la "Casa de las Flores" de Belgrado, un bello invernadero construido para él en 1975. Murió en 1980.
ARGENTINA. En la larga lista de dictadores durante el siglo XX, hay sendos mausoleos en el cementerio de La Recoleta de Buenos Aires para los dictadores Pedro Eugenio Aramburu (murió en 1970) y José Félix Uriburu (murió en 1932).
CUBA. Tenido por buena parte de su pueblo como "Padre de la Revolución", el dictador Fidel Castro está enterrado en el cementerio de Santa Ifigenia de Santiago de Cuba. El monumento es una enorme piedra que quizá no llegue a mausoleo pero que tiene su prestancia.
FILIPINAS. El cadáver del sátrapa filipino Ferdinand Marcos, que falleció en 1989, estuvo en una urna instalada en la localidad norteña de Batac, su feudo, hasta que en 2016 fue inhumado entre protestas en el Cementerio de los Héroes de Manila.
MALAUI. Hastings Kamuzu Banda, que gobernó este pequeño país de África Oriental con mano de hierro durante tres décadas, reposa eternamente en un mausoleo de mármol y granito en la capital, Lilongüe. Murió en 1997.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Para colocar tú publicidad

Celular: 1646-338-5164 en Estados Unidos
849-880-5988 en República Dominicana
Facebook: Alianza Informativa
Twitter: @AlianzaInformativaINT
GMAIL: alianzainformativard@gmail.com

Visitas

Noticias Populares